LA LECCIÓN DE ESTRATEGIA DE MÁRQUEZ Y SU EQUIPO LE AFIANZA EN EL LIDERATO.

El líder del Mundial se reafirma en la clasificación general después de una nueva exhibición en otra caótica carrera, en la que Dani Pedrosa ha remontado hasta terminar sexto

18 de julio de 2016

Sigue el idilio de Marc Márquez en el Gran Premio de Alemania, donde desde 2010 cuenta sus visitas por victorias –una en 125cc, dos en Moto2 y cuatro en MotoGP–. La de hoy, séptima consecutiva, ha llegado después de una carrera flag to flag, que ha empezado con el asfalto mojado y se ha ido secando. Márquez, sin buenas sensaciones en las primeras vueltas y habiendo cometido un error en el undécimo giro que le ha llevado a rodar undécimo, ha sido de los primeros en cambiar de moto y montar neumáticos secos cuando aún quedaban 12 vueltas. Con un ritmo superior al del resto de rivales, ha remontado rápidamente desde la decimoctava posición y ha cruzado la meta victorioso con casi 10 segundos de ventaja sobre el segundo. Este resultado le sitúa con 48 puntos de ventaja sobre el segundo al frente de la general justo cuando se llega al ecuador del campeonato.
Su compañero en el equipo Repsol Honda, Dani Pedrosa, ha ido remontando paulatinamente hasta situarse sexto, posición que ha mantenido incluso después de cambiar de moto cuatro giros más tarde. Con este resultado, se mantiene cuarto de la general con 96 puntos.