HONDA REBEL 2020

La Rebel, la compacta cruiser de Honda con motor bicilíndrico en paralelo de 500cc y apta para el carnet A2, se beneficia de una suspensión revisada, iluminación completa de LED, un nuevo indicador de posición del cambio, embrague anti-rebote y un asiento más confortable. Un nuevo escape se encarga de asegurar el cumplimiento de la normativa Euro5.

7 de noviembre de 2019

El desarrollo de la Rebel empezó en Norteamérica, con un enfoque encaminado a despertar la imaginación de una generación más joven de motoristas en una forma diferente a las tradicionales motocicletas cruiser. Propulsada por un motor bicilíndrico en paralelo de 471cc, con un fuerte par motor a bajo régimen y una entrega de potencia suave y lineal, la Rebel es apta para el carnet A2. También es estrecha, con el asiento a baja altura, y por tanto fácil de manejar a baja velocidad. La posición de conducción es relajada y neutra, con los brazos ligeramente estirados en armonía con los reposapiés anclados en una posición media.

El bastidor de acero tubular de la Rebel dibuja unas líneas limpias y actuales dentro de un estilo ‘bobber’ desnudo y con neumáticos anchos. Con un look ‘blacked out’, oscuro al máximo, y con un mínimo de pintura, también puede pasar de monoplaza a pasajero mediante dos tornillos.

Para 2020, la Rebel ofrece más confort y funcionalidad gracias al asiento y los reglajes de suspensión revisados, además de un indicador de marcha engranada. Tanto el faro como el piloto trasero son nuevos, y la incorporación de intermitentes de LED le aportan una iluminación completa de LED.

Refinamientos en el sistema de escape, que incluyen un nuevo sensor de gases aseguran que la Rebel cumpla totalmente la Euro5.